Diario Trujillo
gallery/a

Actualizado 16/05/2017 Hora 12:20 P.M


Planta de potabilización El Cumbe funciona de forma alternada
gallery/ss

Caen las lluvias y los habitantes de Valera y San Rafael de Carvajal dicen como el dicho popular: “empezó Cristo a padecer” ante la suspensión del servicio de agua potable tras las precipitaciones, mientras todavía muchos se preguntan ¿Qué pasó con el nuevo acueducto de Valera? A cuatro días de la falta del vital líquido en la mayoría de los sectores de ambos municipios, el equipo reporteril de Diario de Los Andes se dirigió hasta boca toma de la planta de potabilización ubicada en El Cumbe.

En el lugar se pudo constatar que después de varios días de operatividad alternada, la planta fue colocada en funcionamiento la mañana de ayer, la interrupción del servicio se debió a los altos niveles de turbidez que se registraron luego de las lluvias. El agua color marrón captado por el lente fotográfico sirvieron de aval del testimonio de los trabajadores del lugar.

48 horas continuas

A través de un contacto telefónico con Lisbeth Durán, gerente de Hidroandes, se corroboró que la planta de tratamiento había sido puesta en funcionamiento desde las 10 de la mañana del día de ayer, con cuatro bombas surtiendo el vital líquido a Carvajal, cuatro a Valera y una destinada a la parroquia La Beatriz.

La funcionaria explicó además que se requieren de 48 horas sin interrupción de la operatividad de la planta de potabilización para que el agua llegue a todos los sectores de los municipios que atienden, “la interrupción va a depender de la lluvia, esperemos que no suban los niveles de turbidez para ofrecer un buen servicio”. Acotó que hay sectores que en dependencia de su topografía el servicio les llega primero que a otros.

Durán señaló que la situación a nivel de planta en Valera y Carvajal se ha visto afectada en estos últimos cuatro días debido al factor climatológico que está afectando las zonas altas de la cuenca del río Motatán, “eso nos desfavorece muchísimo porque el agua baja con mucha turbidez. Prácticamente lodo, lo que impide procesar el servicio en esas condiciones”, expresó.

Turbidez

La declarante resaltó que aún cuando quisieran poner el funcionamiento de la planta de potabilización con el alto nivel de turbidez, el sedimento abrasivo dañaría gravemente los equipos rotativos (bombas y motores), lo que ocasionaría mayores inconvenientes para ofrecer el servicio de agua potable.

Detalló que en los últimos días se han presentado niveles de turbidez de más de 5 mil unidades, “cuando baja la turbidez entre 800 o mil unidades nosotros prendemos planta, pero cuando vuelven a presentarse los picos de las lluvias nos vemos obligados a pararla”.

Depende del río

“Si el río nos permite prender la planta obviamente lo vamos a hacer porque sabemos de la necesidad que hay no solo a nivel de las comunidades sino del hospital, colegios, liceos, CDI`s, pero si no hay las condiciones, sería irresponsable porque dañaríamos la operatividad”, señaló la funcionaria.

 

gallery/lineaverde
rrrrerere